Imprimir en sublimación sin perfiles

noperfiles-esc

En ocasiones querrá imprimir imágenes, sobre todo fotografías de mucha calidad pero muy saturadas, con mucha carga de tinta, para sublimar sobre textil o sobre productos rígidos, azulejos, madera, aluminio… que admiten mayor resolución.

Puede ser que no disponga de perfil de color adecuado para la tinta y el papel, o aun disponiendo de un perfil, y dando por supuesto que se ha elegido correctamente la resolución de impresión adecuada (resolución media para textil y alta para rígidos), el espacio de color de la imagen (RGB) y el tipo de papel adecuado (tipo de medio), las impresiones salgan empastadas de tinta arruinando la transferencia.

Chrysanthemum

Ejemplo de imagen con mucha carga de tinta en los rojos.

 

ENTENDIENDO EL PROBLEMA

Hay que entender que los papeles no estucados, como los de sublimación,  tienen sus  limitaciones en cuanto a la capacidad de absorción de tinta o límite de cobertura de tinta.

Este límite se expresa en porcentajes. Para entendernos,  si imprimimos  con una impresora de 4 colores CMYK un parche de cada uno de estos colores con un  porcentaje de masa de color del 100%, se obtendría una cobertura del 400 % ( 100% C + 100% M + 100% A + 100% K).

Ahora bien, no se puede aplicar tanta tinta sobre un soporte sin tener problemas de repintado, encharcado o empaste de la imagen. El exceso de tinta causa distintos problemas, como que las tintas se corran o que precisen tiempos de secado muy prolongado y costes elevados.

Cada tipo de papel puede absorber sólo una determinada cantidad de tinta (límite)  y el buen impresor, ya sea del sector de la sublimación, de la cartelería o de la fotografía, ha de comprobar  y conocer el grado de cobertura de cada papel.

Por poner un ejemplo, un papel estucado brillante tiene un límite de absorción cercano al 340%, mientras un papel no estucado sobre 240%.

Lo que un buen perfil hace es adecuar las características de un soporte a las de una impresora y una tinta para minimizar estos efectos no deseados, pero como no siempre lo consiguen, tenemos que actuar.

PROCESADO DE LA IMAGEN

Cuando se trata de reproducir fotografías o dibujos vectoriales sobre papel no estucado como el de sublimación, con una  capacidad de absorción de tinta (límite) menor que los papeles estucados, y aún así obtener la mayor fidelidad posible, un buen procesado previo de la imagen se antoja vital para conseguir una reproducción con la máxima calidad. Además de utilizar un perfil de destino bueno para el tipo de papel empleado.

Para conseguir buenos resultados es conveniente conocer algunos ajustes básicos para adaptar las imágenes a los papeles no estucados como los de sublimación, sobre todo en imágenes con zonas oscuras o densas y así poder compensar ese exceso de tinta.

corel2lCuando se trate de dibujos vectoriales, donde el diseñador puede elegir el color, es conveniente guiarse por una librería de color disponible en nuestro software vectorial, por ejemplo pantone coated, buscamos un archivo que contenga un monton de parches de color de esa librería junto con su denominación y/o formulación, lo imprimimos, lo transferimos al soporte que nos servirá de guía (por ejemplo una tela de poliester) y ya tendremos la certeza que utilizando dicho color en nuestros diseños, impresos con el mismo papel, tinta, parámetros de impresión  y transferidos a tejido como el de la muestra con exactas condiciones de transferencia (temperatura, presión y tiempo) el color elegido quedará igual.

muestralitte

Ejemplo de guía de color (pulsa para agrandar)

A partir de ahí podemos elegir colores parecidos pero con menor carga de tinta.

Cuando de fotografías se trate, con tonos continuos que sean imposible aislar sin alterar otros colores, es importante recurrir a programas de retoque como Photoshop con todo lo necesario para estos menesteres.

Un buen truco es aumentar un poco la saturación del color y el contraste de las imágenes, podemos realizar esto en todos los canales simultáneamente o modificar los canales que veamos necesarios, es decir los canales que más exceso de tinta tengan.

Chrysanthemum000l

Correción Selectiva (pulsa para agrandar)

Otra opción más precisa  a nuestro juicio es la de reducir los colores contaminantes. Para ello, desde Photoshop utilizaremos  la opción Edición > Corrección Selectiva

correcionselectiva-pasos-l

Ajuste de intensidad (pulsa para agrandar)

Mediante esta función, Podemos bajar el negro y el cian en los tonos rojos y amarillos del ejemplo que nos ocupa, así como el negro y rojo en los tonos verdes, etc.

Si se hace correctamente evitamos entre otras cosas el riesgo de que los naranjas parezcan marrones y los rojos salgan más nítidos.

Chrysanthemum2lit

Ejemplo con el rojo y naranja menos saturado

 La corrección selectiva mediante el empleo de capas de ajuste es una de las opciones más potentes de Photohop. Nos permite modificar el color y el tono de nuestras imágenes de manera muy precisa y localizada y podemos emplearla con moderación para quitar carga de tinta en colores muy saturados (en próximos post profundizaremos en la correción selectiva).

Finalmente será necesario adecuar la resolución de impresión al tipo de papel: si imprimimos con un papel de sublimación a tope de resolución sólo conseguiremos empastar los colores. Una resolución de impresión o lineatura demasiado alta provocará que las tintas se mezclen y penalicen el detalle de la imagen, mientras que una demasiado baja  puede comprometer la calidad y los matices. 

CONCLUSIÓN

El ojo humano distingue entre 15 y 20 millones de colores. Una pantalla entre 10 y 15 millones . Pero en la impresión se reduce la gama de colores que puede llegar a reproducirse, 6.000 en papel estucado y unos 4.000 colores en papeles no estucados. Por ello intentar imprimir imágenes sin procesar puede ser frustrante.  

El buen diseñador tiene por delante un trabajo de procesamiento digital para engañar al ojo y que perciba la imagen lo más idéntica al original. Aumentar saturación y contraste, eliminar colores contaminantes, controlar el límite y cobertura de tinta y adecuar la resolución de impresión al tipo de papel, son pasos que hay que dar para conseguir un resultado lo más fiel posible.

 

Comparte en las redes sociales, Share!

Artículos y noticias relacionadas: