Cartas de color

cartasdecolor-esc

Nos dediquemos a la impresión para sublimación, cartelería, grafismo o diseño arquitectónico o industrial, una cosa tendremos en común: la necesidad de prever los colores resultantes de nuestras impresiones sobre un determinado sustrato.

En anteriores artículos hemos comentado de la necesidad de emplear perfiles ICC para producir impresiones que reproduzcan la gama de color más amplia para un determinado sustrato con una determinada impresora con objeto de que coincida con la imagen de pantalla. Para ello debemos usar un espacio de color de entrada (monitor) compatible con el de salida (impresión). El monitor, calibrado a ser posible, debe ser capaz de mostrar los colores empleados (si el primero que nos engaña es la pantalla vamos arreglados).

cartadecolorTodo esto está muy bien, pero muchas veces no somos capaces de mantener todos estos parámetros en concordancia. ¿Qué podemos hacer? Diseñar utilizando cartas de color.

Las cartas de color están compuestas por un determinado número de muestras o rectángulos que imprimiremos con unos determinados parámetros de configuración (tipo de papel, resolución, espacio de color, perfiles, etc..). Cada parche de color de la carta está formulado según unos porcentajes de tintas CMYK o valores RGB (según la carta) o están seriados con una numeración como las librerías Pantone.

El caso es que al imprimir estas cartas de color en un entorno controlado, misma impresora misma resolución y demás parámetros, nos aseguramos el tener una muestra real de cómo quedaría cada parche de color en el resultado final y ya sólo nos quedaría utilizar la formulación de ese parche (valor RGB, porcentaje CMYK o nº de color Pantone por ejemplo) en nuestro diseño y desde nuestra aplicación gráfica favorita (Corel, Photoshop, Ilustrator, etc.).

Si en nuestros diseños, tanto vectoriales como imagen raster, especificamos alguno de estos colores, los colores de la impresión resultante serán iguales a los que vemos impreso en la carta de color. Tu monitor puede obtener una vista previa distinta, pero el resultado real será igual al parche impreso, siempre que hayamos introducido el valor del parche correctamente y que el diseño se imprima con los mismos parámetros que la carta de color, misma impresora a misma resolución, con igual perfil de salida, espacio de color, etc…

¿Cómo utilizar cartas de color?

Como vimos antes, cada color se puede designar con los valores propios del espacio de color utilizado (RGB o CMYK) o recurrir a librerías gráficas estandarizadas como las bibliotecas de color Pantone presentes en las principales aplicaciones gráficas de pago. Este tipo de librerías están compuestas por una paleta o gama extensa de colores directos o colores planos” o de proceso descritos numéricamente y cuyos valores están incluidos en nuestras aplicaciones favoritas.

La forma más común de especificar un color para su uso es el Sistema de coincidencia Pantone, que identifica los colores a través de un número.

El PMS o Pantone Matching System fue creado para funcionar como un lenguaje estándar para la identificación y comunicación del color. Cuando imprimimos un naranja 165C”, nuestra aplicación gráfica ( que tendrá implementada las librerías de color Pantone), conoce exactamente a qué color se refiere.

El procedimientos es el siguiente:

Tanto con el diseño ya Seleccionamos de la carta de color impresa, el color deseado, apuntamos el número de color (si es una librería Pantone) o los valores RGB o CMYK si es una librería de colores RGB o CMYK. En el ejemplo librería Pantone ColorBridge Euro.

pantoneelegido1

Pulsar para ampliar

Desde la aplicación gráfica (Corel Draw en el ejemplo), elegimos el área a la que queremos aplicar el color, el semicirculo del sol, y desde la opción relleno abrimos el cuadro de diálogo relleno. Seleccionamos la paleta de color utilizada en la impresión de nuestra carta de color (porque es la que incluye todos los colores admisibles de utilizar y de los cuales tenemos la muestra), y procedemos a seleccionar el color elegido, en nuestro caso el Pantone 109. 

SOLEROCOREL2

Pulse para ampliar

De esta forma iremos configurando los colores deseados, primero mirando en la carta los que casen con nuestra idea de diseño, apuntando su numeración o formulación y después definiéndolos desde la aplicación utilizando la librería. Así de sencillo.

¿Cartas de color para sublimación?

muestralitteEn el caso de emplear cartas de color para la sublimación, no solo hay que imprimirlas con la misma impresora y parámetros, también hay que transferirlas con parámetros conocidos al mismo material que luego emplearemos, de esta forma nos aseguramos que los colores obtenidos en esa carta de color sobre el objeto real, sea este del tipo textil poliéster, azulejo, metal, etc.. serán los mismos que obtengamos en nuestro diseño final. Para ello hay que repetir las mismas variables, mismo papel, tinta, parámetros de impresión y transferirlos al material como el de la muestra con exactas condiciones de transferencia (temperatura, presión y tiempo). El color elegido quedará igual.

Como en la sublimación hay una transferencia, las cartas de color para sublimación se ven invertidas en pantalla, pero al transferirlas al objeto final ya aparecen en el sentido adecuado. 

A continuación puede descargar algunas librerías de ejemplo en formato A4. Si necesita de tamaño superior  contacte con nosotros:

Una opción muy rentable para el impresor y que muchas veces no se suele valorar en su justa medida es invertir en un rip como Neostampa. A las ventajas de posicionar fácil y rápidamente las impresiones sobre la mesa de diseño, imprimir a más velocidad con menos banding, etc, unimos la opción de poder generar cartas de color a demanda, es decir podemos imprimir un conjunto de parches con pequeñas variaciones partiendo de un determinado color.

Por seguir con el ejemplo, en un rip introducimos los valores RGB o CMYK del Pantone 109, y el rip nos construye un muestrario con el número de parches que determinemos con distintos tonos diferentes al 109. Ésto nos permite elegir entre una multitud de opciones, aumentando la exactitud de selección del color, fundamental cuando queremos repetir un color y no conocemos su formulación.

Ni que decir tiene que todo lo anteriormente expuesto es válido para imágenes vectoriales o raster pero con colores planos o sólidos. No es válido para las imágenes de tono continuo como la fotografía, formada por transiciones de color imperceptibles, con rangos de color que van de miles a millones de tonos. No podemos imprimir cartas de color para tantos tonos: para la fotografía hay que recurrir al empleo y calibración óptima de todos los componentes, desde la captura (cámara) los elementos de edición y tratamiento, visualización y presentación de colores en pantalla (pantalla calibradas, tarjeta gráfica) hasta el periférico de impresión calibrado con los perfiles adecuados al material a imprimir. Las cartas de color son muy útiles para el diseñador gráfico e industrial, la sublimación, el personalizado y el público en general que quiera tener cierta certeza en los resultados de color obtenidos.

Como siempre,  si necesita asesoramiento o productos relacionados, consulta en arkiplot.com o llama al tlfno: 968 722 350 (de 09,00 a 17,00 horas).

 

Artículos y noticias relacionadas: